Consejos para la alimentación de la persona con Alzheimer

Las personas con Alzheimer no precisan un régimen especial de comidas, a no ser por las otras patologías acompañantes (hipertensión, diabetes,…). Es importante que la dieta sea variada y se le informe de qué comida va a servirse para reducir la desorientación del paciente.

La familia debe ser tolerante ante los malos modos a la hora de comer conforme avanza la enfermedad. Otros consejos muy útiles son evitar que se distraiga, escoger alimentos que pueda comer fácilmente y promocionar que beba abundantes líquidos. La persona con la enfermedad de Alzheimer puede olvidar si ha comido.

  • Procurar que las comidas sean siempre a la misma hora y que la persona ocupe el mismo lugar en la mesa.
  • Si pide algún alimento entre horas, lo más conveniente es fruta, zumo o incluso distraerle con alguna actividad. Si esto sucede de continuo, distribuir su alimentación en más comidas de menor cantidad cada una.
  • Pedirle que colabore a la hora de poner y recoger la mesa.
  • Poner la mesa de manera sencilla y con vajilla irrompible y adecuada. Por ejemplo, los platos han de ser grandes y de un solo color para que pueda distinguir las raciones.
  • Evitar las distracciones, como por ejemplo la televisión.
  • La dieta debe ser variada. También es muy importante que beba líquidos.
  • Si se ensucia, no hay que regañar. Para evitar que se manche, ponerle una bata o babero largo. Si no sabe utilizar los cubiertos, dejar que coma con las manos.
  • Somprobar siempre la temperatura de los alimentos. Si la persona se levanta continuamente de la mesa, se le puede colocar entre la mesa y la pared.
  • Si no abre la boca, resulta útil tocarle en la barbilla o en los labios con la cuchara, pudiendo también recurrir a la imitación.
  • Si el paciente presenta riesgo de atragantamiento, se ha de tener en cuenta que, en general, le costará menos tomar alimentos semisólidos que los líquidos.

https://youto.be/BA8w3hTcQ90